jueves, 9 de febrero de 2012

CÓMO DISTRAERSE UN RATO (PERO MAL)


Empiezas por escoger a cualquier alma inocente. En el fondo da igual:
Lo llevas a casa y haces un derrape que parece innecesario, pero no lo es. Ahora le has impresionado y ya has conseguido que se vista un poco:
No lo dejas en paz. Le haces bromas, le haces escuchar cosas tristes, lo pones a prueba.
La pobre víctima casi está convencida. Ahora tiene que cambiar. Se le hace ver lo horroroso que es y querrá ser como tú. 
Y cambia. Pero, no se sabe muy bien porqué, algo falla. Al cabo del tiempo se destapa:
Y es un espectáculo MUY desagradable. 

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Carlota Juncosa | All rights reserved.
BLOG TEMPLATE HANDCRAFTED BY pipdig